18 oct. 2011

Las inundaciones en El Salvador afectan gravemente a las comunidades del Bajo Lempa


Cultivos arrasados, infraestructuras deshechas y cientos de familias evacuadas. Es el panorama desolador que deja en estos momentos la tormenta tropical 12E en el Bajo Lempa, la región salvadoreña donde hace apenas tres meses la Asociación Galega de Reporteiros Solidarios ejecutaba su primer proyecto de Comunicación para el Desarrollo en el exterior. Las niñas y niños que participaron en aquella experiencia radiofónica en las aulas no acuden a la escuela desde hace varios días, pues con la declaración del Estado de Emergencia se han suspendido las clases.

Desde la coparte local, Cordes, informan sobre la situación en la zona. Las graves inundaciones no se deben sólo a que las lluvias hayan superado los registros del huracán Mitch, sino también al “manejo inadecuado de las descargas de agua desde las presas administradas por la Comisión Ejecutiva Hidroélectrica del Lempa (CEL)”. El caudal del río ha superado así en más de un metro y medio el nivel crítico de 6 metros.

“La ausencia de una política integral de gestión y prevención de riesgos está generando la destrucción de la producción agrícola y ganadera, así como el deterioro ambiental y de la infraestructura productiva, poniendo en riesgo la ya frágil seguridad alimentaria de nuestras familias, sin contar los efectos en su salud física y mental”, continúa el comunicado de Cordes.

La ONG salvadoreña impulsa en el Bajo Lempa un ambicioso proyecto de desarrollo que contempla desde la agricultura orgánica hasta la pesca artesanal, pasando por la creación de cooperativas. Un proyecto que año tras año se ve afectado por fenómenos naturales cada vez más devastadores, debido al cambio climático.

Ante esta situación, y aún reconociendo los esfuerzos del gobierno actual, Cordes reclama una actuación estratégica que contemple obras de prevención y mitigación en desastres, como es el establecimiento de bordas definitivas a ambos márgenes de los ríos Lempa y Aguacate. Demandan también sistemas de drenaje en áreas productivas y carreteras, además de la pavimentación de la pista que une San Carlos con la comunidad de La Pita. Así mismo, exigen responsabilidades a la CEL y la entrega de paquetes alimentarios y agrícolas a las familias afectadas.

En todo El Salvador se ha declarado el Estado de Calamidad, y a fecha de hoy las cifras oficiales hablan de 150.000 damnificados, más de 32.000 evacuados y al menos 32 personas fallecidas.

1 comentario:

  1. NO BASTA CON ENTREGALE UN PAQUETE ACADA FAMILIA TIENEN QUE HACER ALGO MAS,ESO ES UNA CRUELDAD TODO LOS ANOS SE REPITE LO MIS LA MISMA GENTE POBRE GENTE SALIENDO CON ELAGUA HASTA EL CUELLO,SABIENDO QUE AN PERDIDO TODOS SUS CULTIVOS Y ANIMALES,TODO LOS ANOS MEDIO AREGLAN LAS BORDAS.Y LE DICEN A LA GENTE QUE ES COSA DE LA NATURALEZ Y QUE DIOS ASI LO QUIERE Y ASI CON FORMAN A ESA POBRE GENTE,QUE CASUALIDAD QUE CUANDO LAS TIERRAS DE ESA ZONA PERTENCIAN ALOS APELLIDOS Y LUSTRES ESTO NO SUCEDIA ASI DE GRAVE,PARECIRA QUE A NADIE LE IMPORTA ESA POBRE GENTE.

    ResponderEliminar