19 may. 2013

El voluntariado de Radio Tehuacán se esfuerza para convertirse en comunicadores

Trabajar codo con codo con los jóvenes tecoluquenses es el camino más seguro para reencontrarse con la magia de la radio. Sensaciones que algunos habíamos empezado a difuminar en los últimos años han vuelto a disfrutar de colores vivos e intensos. Emociones casi olvidadas de los comienzos de una afición/profesión que te marca de por vida. Radio Tehuacán tiene en su haber mucho voluntariado, mejores deseos y un prometedor futuro. Pero lo mejor de todo es que está en sus manos y ahora empiezan a tener ya la destreza para poder utilizarlas.



Este equipo de Agareso se confiesa embaucado por la energía y el compromiso de los chicos y chicas, que jornada tras jornada empiezan a demandar más horas y más temas transversales al programa marcado inicialmente, sin duda el mejor de los síntomas. Probablemente el mejor piropo que le puedan regalar a alguien es el que ayer hemos vuelto a escuchar de boca de uno de los más activos de la emisora: "Son Ustedes capaces de responder a todas las preguntas que les hacemos"... cabe destacar que el guiño lleva aparejado un importante plus de exigencia que intentamos seguir manteniendo intacto.

En las últimas horas empezamos a notar la eclosión de este equipo. Si ayer hablábamos de cómo nacen las tortugas en el Bajo Lempa, hoy tenemos esa misma sensación de cómo rompen el cascarón, pero en el espacio radioeléctrico. El 92.1 de la FM en Tecoluca es ya sinónimo de aires renovados, de proyectos de presente y futuro y de cómo se genera el feedback entre un equipo y otro trabajando a pleno rendimiento. Nos sentimos orgullosos de que hoy, voluntarios de Radio Tehuacán se empiecen a organizar en turnos para llevarse las grabadoras. El hecho podría tener poca importancia, pero si se tiene en cuenta que apenas pasan por su casa para comer y de regreso a la emisora graban nuevas entrevistas para visibilizar qué está ocurriendo en el municipio, la cosa adquiere otro cariz.



Mientras empiezan a creer firmemente en sus posibilidades reales como periodistas radiofónicos, logran vencer los miedos previos. Aquellos gigantes desconocidos que eran la "producción de programas" y la "edición de audios" han dejado de ser protagonistas de sus pesadillas para convertirse en el eje de narración de sus mejores sueños. Así se crea una radio. Así nace un equipo de comunicadores y así se empieza a forjar un ideal colectivo... Edenilson, Iris, Manuel, Mario, Yasmin, Juan Carlos, Rafa, Edith, Balmore, Enoc, Ivania, Stefany... todos son Radio Tehuacán.

El trabajo está siendo intenso y gratificante a partes iguales. Tras algunas jornadas de interiorizar mecanismos, hoy hemos llegado a una emisora modesta pero defendida a capa y espada. Los suelos eran merecedores del cuento del espejito mágico. Todos hemos colaborado. La idea de que en un lugar agradable se crean los mejores productos posibles parece que ha calado hondo y todo apunta a que las buenas costumbres han venido para quedarse. Los muchachos llegaron temprano hoy para dejar la emisora como una patena. Superado ese primer objetivo, nos hemos volcado en intercambiar papeles. Unos locutan, otros corrigen y otros graban. Minutos después, con los cargos rotados, se aprecia cómo los consejos ("tips", como nos dicen) se trasladan de unos a otros. Finalmente los secretos en esto son pocos y todo se reduce a tres ingredientes básicos: organización, atención y trabajo. Nos dicen que empiezan a ver los primeros resultados.



Es todavía pronto para metas mayores, pero tiene pinta de que hay madera en esta redacción, y de la buena. Ya se puede decir que es un lujo subir el nivel de exigencia en cada ejercicio, en cada práctica. Los trabalenguas se recitan de carrerilla y son ellos los que se comprometen a traer nuevas pruebas de vocalización preparadas para el próximo día. De repente, los que asoman la cabeza por la puerta del estudio de grabación (que ya se ha convertido en un lugar libre de todo aquello que no sea única y exclusivamente trabajo) se sorprenden y sonríen porque los que dan las indicaciones y correcciones ya no son sólo los reporteros de Agareso, sino los que hace pocos días eran locutores de radiofórmula con valentía y gran poder de inventiva. Desde el otro lado del cristal, con hueveras colgadas de la pared, se empiezan a respirar aires de redacción central.

Los servicios informativos de Radio Tecoluca ya están de camino. Todavía falta un trecho por recorrer pero ya se avistan metas volantes muy asequibles. Ellos están ilusionados y nosotros maravillados de que la radio vuelva a ser el camino más corto entre dos puntos tan lejanos en un mapa como Agareso Radio y Radio Tehuacán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario