27 may. 2013

Punto y seguido ante un futuro realmente prometedor


El proyecto de “Así suena el Lempa” en su primera fase de 2013 toca a su fin. En las ondas de Radio Tehuacán se pinchan temas de despedida y a todos nosotros se nos pone un nudo en la garganta. Han sido muchas y muy intensas horas de trabajo, de aprendizaje bidireccional y de retroalimentación que han consolidado profundas amistades y férreos proyectos de presente y de futuro.

La emisora que nos encontramos el primer día y la que dejamos al cerrar la puerta tras la última jornada se parecen, pero ya no son la misma. Se han incorporado nuevos automatismos. Existen también nuevas normas y amplios cambios que tanto ellos como nosotros entendemos que redundan en un mejor resultado final.
Una radio comunitaria que basaba su programación eminentemente en una radiofórmula musical tiene ya nueva parrilla y muchos deberes por delante. Echando la vista atrás vemos que llegamos con unas ideas, que las ampliamos al ver que la materia prima y la ilusión eran realmente buenas y ahora nos sentimos orgullosos y expectantes. Orgullosos porque hemos trabajado con personas que resuelven infinidad de problemas para disfrutar de ratos de radio cuando lo realmente fácil era quedarse en sus casas… Y expectantes porque entendemos que se ha plantado una semilla que florecerá más pronto que tarde al calor de una pequeña localidad, Tecoluca, patria de tecolotes (un tipo de búho) y capital del marañón (anacardos), que tiene fervientes admiradores al otro lado del Océano Atlántico.

Nos hemos ido pero volveremos. Será en pocos meses y habrá que seguir donde lo dejamos y donde ellos nos digan, que son los auténticos protagonistas. De momento, la entrega de diplomas es sólo el colofón parcial de muchas horas de trabajo, de muchos retos superados, de muchas lecciones absorbidas que han transformado la pequeña Radio Tehuacán en un proyecto de Comunicación para el Desarrollo completo donde el techo única y exclusivamente lo pondrán sus integrantes. El potencial lo tienen. Las barreras técnicas y tecnológicas o están plenamente superadas o las derribarán cuando lo marque su hoja de ruta preestablecida.


En el avión de regreso hubo silencio interior en la expedición. Todavía resonaban en nuestros adentros los ecos de las risas, de la superación, de los agradecimientos profesionales. Si hemos de quedarnos con algunas ideas clave, podríamos destacar que “la radio es siempre la distancia más corta entre dos puntos” y que ante todo y sobre todo… “Somos un equipo”. Con ese lema nos fuimos de Tecoluca, dejando atrás nuestro recién estrenado espíritu de Tehuacán. Nos hemos encomendado al volcán para que vele por el futuro de este proyecto y para que termine por germinar esa semilla.

Les dijimos un día que no descarten que su esfuerzo y dedicación den en llamarse “El Modelo Radio Tehuacán”. A este equipo de reporteros, conformado por Lorena Seijo y Roi Palmás, se nos han agotado los adjetivos. Cuando a dos comunicadores se les hace difícil expresar con palabras las vivencias experimentadas sólo puede ser por algo bueno.. porque la realidad, de nuevo, se ha impuesto a la lógica.
Deseamos larga vida a nuestros hermanos tecoluquenses, a nuestra emisora preferida en el interior del pequeño e intenso El Salvador y sobre todo, a la apuesta de hacer que la radio siga siendo del medio de comunicación más importante, más cercano y con mayor potencial de todos los inventados hasta el momento.

Gracias de nuevo a todos ellos. Tecoluca ya está en el mapa radiofónico y tiene por delante el reto del afamado folio en blanco. Nos hemos comprometido a muchas cosas en los próximos meses y años, pero quizás las dos más importantes son: Primero, que Radio Tehuacán emitirá para todo el planeta logrando un sueño de hace años. Y segundo, que el resto de oyentes completaremos el círculo sintonizando su 92.1 FM o su pedacito de espacio en la gran red de redes...



Ha sido igual de maravilloso que de intenso y confesamos que los números no son capaces de cuantificar lo incuantificable!


No hay comentarios:

Publicar un comentario