14 may. 2013

Radio Tehuacán: la emisora a la que protege un volcán


Por Lorena Seijo y Roi Palmás

Tecoluca, pueblo de Tecolotes, a una hora de la capital, San Salvador, y a unas dos horas de la costa, en la que el oceáno Pacífico bate con fuerza contra su arena negra y rocas volcánicas. Nada más entrar en este pueblo salvadoreño se percibe que las cosas van a otro ritmo. El calor impide correr y las tareas del campo llevan su propia dinámica, no se pueden apurar. Pero tras meses trabajando en el proyecto de fortalecimiento de la emisora local a distancia desde Galicia, de decenas de comunicaciones telefónicas y de correos electrónicos sin rostro, hemos llegado a destino y estamos deseando esta primera toma de contacto.

El viaje en coche hasta Tecoluca ya nos ha servido para ir obteniendo datos sobre la situación real de la emisora y el contexto en el que opera, tras coser a preguntas al presidente de Radio Tehuacán, Fredy Montano y al vocal, Pedro Juan Rosales, que nos han hecho el favor de trasladarnos a destino.

El volcán Chinchontepec nos recibe con toda su imponente presencia y para bien y para mal tendrá mucho que ver en nuestro proyecto de radio, pues bloquea la frecuencia de las radios comerciales y deja a nuestra pequeña emisora comunitaria como prácticamente la única fuente de información radial de la zona. La Junta Directiva de la emisora, junto con algunos de los voluntarios y voluntarias, nos esperan para poder saludarnos y empezar a organizar nuestra estancia en terreno. Es domingo por la tarde, pero allí están todos, expectantes. A golpe de frijoles, chorizo a la brasa y arroz vamos empezando a conocernos y a debatir que esperamos cada uno de nosotros de esta experiencia conjunta entre El Salvador y Galicia.

El lunes a las 8 de la mañana tenemos la primera reunión formal de organización con los representantes de la Junta Directiva, que está integrada por 9 personas, y dos representantes de la ong local Cordes, nuestra contraparte en este proyecto.



Presentaciones, preguntas, debilidades, oportunidades, dudas... durante cuatro horas el equipo humano de la emisora muestra el gran interés, pasión y entrega que tienen por el proyecto de radio comunitaria en el que este año está embarcado Agareso, junto a ACPP. Se debate desde los objetivos de la emisora, hasta cómo contribuir socialmente a través de las ondas, cómo hacer la radio sostenible y establecer las necesidades básicas de formación. Todos coincidimos en que hay un ingente trabajo por delante, pero que durante los próximos 15 días, ambas partes vamos a poner toda la carne en el asador. Por qué? Porque las posibilidades de contribuir al desarrollo de la comunidad a través de las ondas es impresionante y necesaria para Tecoluca. Ilusión ante el reto y inquietud ante la responsabilidad.

“No queremos ser una radio musiquera, queremos ser una emisora al servicio de las comunidades, queremos orientar a las personas en educación, protección del medio ambiente o problemas sociales”, apunta vehemente Pedro Rosales. Es bueno saberlo, estamos en sintonía.

Hasta el momento Radio Tehuacán es una emisora que emite programas musicales y en las que de vez en cuando se incorpora alguna sección de salud, medio ambiente o entrevistas, pero no de forma regular. Los voluntarios y voluntarias de la emisora hacen un gran esfuerzo diario por mantener la programación continuada desde las 5 de la mañana a las 8 de la tarde, con unas condiciones técnicas deficitarias y con apenas formación. 

Esta fase del proyecto les supone un reto mayor, pues interiorizar las necesidades de una radio comunitaria y empezar a trabajar como informadores es nuevo para ellos. Durante la próxima semana 16 integrantes de la emisora recibirán capacitación sobre periodismo, técnicas de radio y emisiones on line. Una equilibrada mezcla entre teoría, práctica y experiencia vital. Un aprendizaje conjunto.

Al mismo tiempo se llevarán a cabo reuniones en las que entre todos se sentarán las bases de la radio comunitarias, se buscará la forma de gestionar la publicidad, de emitir on line los programas, se construirán un modesto informativo local y se crearán pautas para gestionar al voluntariado, entre otras cuestiones.



Son las 4 de la tarde y el primer grupo de alumnos y alumnas ya están listos para empezar al formación. Cohibidos por este primer contacto, los nueve primeros voluntarios y voluntarias cuentan a los formadores cuales son sus inquietudes. Todos coinciden en que quieren aprender a locutar, editar y reportear. Así que, qué mejor que empezar desde la práctica, grabando sus propias voces, viendo cómo montarlas en los programas de edición y escuchándose, ya que muchos de ellos no lo habían hecho nunca.

De esta primera sesión ya acordamos algunas pautas, inamovibles, a las que agarrarnos: veracidad antes que rapidez, no improvisar, trabajo previo antes de ponerse ante un micrófono y se aprende todos los días. Mañana más.


1 comentario:

  1. Buen comienzo para un proyecto de enorme relevancia para el desarrollo comunitario y humano.
    Todavía, recuerdo a los que no creían, ni creen, en las potencialidades inagotables de la radio.
    Con este proyecto, que suma unos cuantos años en su haber, comprobamos como la Comunicación para el Desarrollo, a través de este medio, es posible para transformar y evolucionar; valores muy distorsionados en los últimos tiempos.

    Un abrazo a todo el equipo que hizo, hace y hará posible y viable esta importante intervención de Agareso y sus reporteros en el terreno de la comunicación.

    Juan de Sola

    ResponderEliminar