31 ago. 2012

Niños y niñas cuentan cómo protegen y trabajan el mangle, fuente de trabajo de gran parte de los habitantes de la isla Tasajera



Por Carmen Novas y Laura L. Ruiz

 El equipo de Agareso tuvo la suerte de coincidir con el ensayo de la banda escolar en el centro escolar de Isla Tasajera, donde treinta alumnos y alumnas tocan el bombo, la caja, las trompetas y hasta bailan a modo de mallorets. Valió la pena esperar unos minutos por ver cómo el ritmo invadía todos los rincones de la escuela y llamaba la atención de los vecinos que rodean el centro.

Una vez que la banda terminó el ensayo, la calma volvió al centro. Alumnos de entre once y quince años se preparaban para demostrar lo mucho que sabían sobre el tema elegido por ellos mismos. Se trataba del mangle, un ecosistema que conocen a la perfección ya que rodea la isla y sirve de fuente de alimentación y recursos a los habitantes de la comunidad de Tasajera. De ahí que los niños y niñas acercasen a los micrófonos de Radio Agareso con la intención de destacar los peligros que corre este hábitat y lo duro que resulta trabajar en él.



 “Es importante mantener una reserva de peces no pescando demasiado o más de lo necesario o talando árboles”, asegura Winder Cruz, uno de los alumnos encargados de alentar a la comunidad a cuidar de los manglares. Andy Rodríguez insiste en la necesidad de “no botar basura a los esteros porque contaminan el agua y se mueren los peces y los árboles”, mientras que su compañera Andrea Funes propone a la alcaldía jornadas de limpieza que apoyen el resultado de las actividades se saneamiento que ya realizan con Cordes. Una infancia concienciada que esperamos también que se plasme en sus mamás y sus papás.




No hay comentarios:

Publicar un comentario